Astronomía en Andalucía

Parque de las Ciencias, Granada

Parque de las Ciencias, Granada

Imprimir

Cabecera Parque CC

 

Astronomía en el Parque de las Ciencias

Parque

En España, y en toda Europa, existen cada vez más Museos interactivos de Ciencia y Planetarios que realizan la magnífica labor de acercar la Ciencia a personas de todas las edades y nivel cultural. Desde su inauguración, el 8 de mayo de 1995, el Parque de las Ciencias ha colaborado de forma notable en esa tarea. Durante este tiempo la Astronomía ha sido uno de los temas que más ha interesado a los visitantes. Por ese motivo el Parque de las Ciencias ha ido poco a poco mejorando su oferta astronómica. En la actualidad cuenta con un Planetario optomecánico de 83 plazas, un observatorio astronómico, tres Planetarios portátiles, un Planetario digital portátil, el Jardín de Astronomía y varias aulas y talleres didácticos.

Cuando preguntamos a los visitantes cuestiones básicas como por qué existen las estaciones, no siempre saben explicarlo bien, y si lo hacen, acuden a esa imagen errónea de la infancia en la que veíamos a la tierra girar en torno al Sol en una órbita exageradamente elíptica, nada que ver con la realidad. En general el público que nos visita no tiene grandes conocimientos de Astronomía.

La mayoría de la gente está acostumbrada a las increíbles imágenes del telescopio espacial Hubble y a las de los grandes observatorios. Por eso, cuando piensan en la Astronomía no la ven como algo cotidiano, se quedan con lo espectacular: agujeros negros, choques de galaxias, materia oscura, energía oscura. Para ellos la Astronomía es sólo cosa de expertos.

Además, la vida en los núcleos urbanos, en los que el alumbrado público impide ver el cielo por la noche, hace que los fenómenos astronómicos sean cosa de la televisión y de la prensa. La luz artificial de nuestras calles nos ha robado el cielo estrellado, los bloques de viviendas nos impiden ver el punto de salida y puesta del Sol. Fenómenos que con una sencilla observación a lo largo del año nos llevarían a entender mejor el cielo, ahora no se pueden ver en nuestras ciudades y pueblos más grandes.

Lo habitual en el Parque de las Ciencias es que las personas que se acercan por aquí sientan alguna curiosidad e inquietud por conocer mejor el Universo, el origen de nuestro planeta, entender por qué se producen los eclipses y el por qué de otros fenómenos astronómicos.

Pero son los niños y jóvenes, y también algunos adultos, los que tienen su primer contacto con la Astronomía cuando visitan el Planetario o el Observatorio Astronómico.

Es muy gratificante ver la emoción de una persona que mira por primera vez por un telescopio y reconoce los satélites de Júpiter, los anillos de Saturno, las bandas de Júpiter, los casquetes polares de Marte o los accidentes lunares. Pocas cosas pueden sustituir a esa emoción de observar por primera vez a través de un telescopio, aunque lo observado sea mucho menos espectacular que las imágenes a las que nos tienen acostumbrados los medios de comunicación.

Poder acercar la Astronomía a todos y ayudar al nacimiento de nuevas vocaciones científicas son los mejores frutos que podemos obtener con nuestro trabajo.

Después de una sesión de Astronomía en el Observatorio, o en el Planetario, no es extraño que  nos pregunten con qué telescopio le recomendamos que se inicien en la observación del cielo. Siempre lo desaconsejamos, como es sabido, es mejor empezar con un planisferio, una buena guía del cielo y nuestros ojos. Y si insisten mucho en comprar un telescopio les recomendamos que empiecen con unos prismáticos. Unos prismáticos buenos pueden costar lo mismo que un telescopio malo de los que abundan en las ofertas de los centros comerciales y de algunas ópticas.

 

Planetario

En sus comienzos el Parque de las Ciencias contaba sólo con el Planetario equipado con un proyector optomecánico Carl Zeiss, que permite recrear con gran fidelidad el cielo estrellado y reproducir los movimientos celestes. Posteriormente se completó con una serie de proyectores auxiliares de diapositivas y de vídeo controlados por ordenador que permiten recrear sobre la cúpula distintos escenarios, así como mostrar imágenes astronómicas, simulaciones y vídeo.

Con sus 83 plazas y su cúpula de 10m de diámetro tiene el tamaño ideal para poder interaccionar con el público.

El Planetario es una herramienta única que permite explicar muchos conceptos relacionados con la Astronomía sobre una reproducción del cielo muy real. En él es posible recrear fenómenos astronómicos como eclipses de Sol y de Luna, el paso de cometas, simular la contaminación lumínica de nuestro cielo, ver el cielo desde diferentes latitudes, reproducir el movimiento de precesión de nuestro planeta, viajar en el tiempo para ver el movimiento de los planetas, desplazarnos a cualquier latitud para observar las estrellas desde allí, y otros fenómenos que fuera de un Planetario sería muy complicado explicar.

El Planetario es el sitio ideal para enseñar Astronomía ya que permite mostrar en segundos lo que el cielo real tarda meses en mostrar, permite señalar directamente sobre los astros con la ayuda de una flecha, dibujar líneas en el cielo para marcar la eclíptica, el ecuador celeste y el meridiano, y también permite dibujar las figuras de las constelaciones, lo cual es de gran utilidad para ir familiarizándose con el cielo.

En la actualidad, el Planetario cuenta además con un sistema de proyección digital que permite la simulación del cielo en tiempo real y la posibilidad de simular el desplazamiento del observador por todo el Universo. Podremos ver el cielo desde fuera de nuestro planeta, movernos entre los objetos del Sistema Solar y fuera de él. El nuevo sistema es posible hablar de evolución estelar, cosmología, astronáutica, etc.

 

Observatorio Astronómico

En el año 1995 el Parque de las Ciencias puso en funcionamiento el Observatorio Astronómico. Está equipado con un telescopio astronómico profesional, con un espejo de 75cm de diámetro, cedido por el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA). Este telescopio fue una donación del real Observatorio de Greenwich al IAA.

Su instalación en el Observatorio fue aprovechada para realizar el primer curso de divulgación astronómica que se hizo en el Parque de las Ciencias. Se convocó un curso avanzado de instrumentación astronómica mientras realizaban la instalación del telescopio personal especializado del IAA. El curso estaba dirigido a astrónomos aficionados y a toda aquellas personas interesadas en ver la puesta en estación de un telescopio de esa envergadura. No se dio mucha difusión a la convocatoria y nos sorprendió la gran acogida que tuvo. Era el primer aviso de lo atractiva que es la Astronomía para el público.

 Durante estos años para mucha gente el Observatorio ha sido el lugar perfecto para el primer contacto con la instrumentación astronómica. En él han aprendido la diferencia entre los distintos tipos de telescopios y monturas, han manejado por primera vez un planisferio o han visto en funcionamiento una CCD conectada a un telescopio.

 Todos los meses abrimos las puertas del observatorio astronómico al público para que observen la Luna durante los días cercanos al cuarto creciente, los planetas visibles en ese momento y las escasas estrella visibles desde la ciudad. Esto último se soluciona viendo en el Planetario el cielo de esa noche y explicándolo con todo lujo de detalles.

 

 

Jardín de Astronomía

 

El siguiente paso fue la realización del Jardín de Astronomía. Con su ayuda es posible realizar un gran número de actividades astronómicas durante el día. Experiencias tan atractivas como el reloj de sol interactivo, los recorridos del Sol, el modelo de eclipses, el Plincton de Tolomeo, la Meridiana, la esfera celeste y el Gnomon. El Jardín de Astronomía es el sitio ideal para hablar del calendario, las estaciones del año, el día y la noche, los eclipses, las fases de la Luna y los recorridos del Sol. Gracias al jardín los visitantes pueden comprender las consecuencias de los movimientos relativos del Sol, la Luna y las estrellas, respondiendo de esta forma a preguntas que la humanidad se ha planteado desde la antigüedad.

 

Astronomía por todos los rincones

 El Parque de las Ciencias también tiene a disposición de sus visitantes más jóvenes tres Planetarios portátiles con cúpulas hinchables de 4m de diámetro. Y un pequeño Planetario digital instalado en el Observatorio Astronómico con una cúpula con capacidad para unas 25 personas. En ellos cada día varios grupos de escolares tienen su primer contacto con el  cielo de un planetario, para la mayoría es su primer contacto con la Astronomía. De estas sesiones se encargan monitores especializados que adaptan los contenidos a la edad de estos pequeños astrónomos.

 En las salas del Museo con contenidos permanentes es posible encontrar algún módulo relacionado con la Astronomía, como el modelo del Sistema Solar a escala, el módulo interactivo que explica las estaciones del año, modelo de las órbitas de los planetas del Sistema Solar, el Big Bang, etc. Y en los exteriores del  Museo, en la torre de observación, hay un módulo que permite observar los ortos y ocasos del Sol a lo largo de todo el año. Una forma muy impactante de echar por tierra la tan extendida creencia de que el Sol siempre sale por el Este y se pone por el Oeste.

Entre los contenidos de la exposición “Ciencia en Al-Andalus”, que durante varios años ha estado expuesta en el museo y que ahora se expone en el pabellón del Legado Andalusí, los visitantes podían ver de cerca cuadrantes solares, una réplica de una esfera celestes manipulable, y utilizar un astrolabio con la ayuda de un módulo interactivo en el que el visitante puede medir la altura de una estrella y hacer algunos cálculos con un instrumento tan fascinante.

En el restaurante Vía Láctea es posible ver un enorme modelo de la Luna a escala y algunos módulos interactivos de Astronomía.

La astronáutica también ha ocupado un lugar importante a la hora de acercar a la gente a la Astronomía. En 1999 el Parque de las Ciencias recibió la visita de la tripulación del Discovery, John Glenn y Pedro Duque entre otros, y nos dejaron como recuerdo una placa con la huella de sus manos y su firma. Es uno de los módulos que se exhiben en los exteriores del Museo. Es sorprendente ver el atractivo tan grande que tiene para la gente ver de cerca a un astronauta. Es bueno ver que por una vez no son los futbolistas y los pilotos de fórmula uno los que levantan pasiones.

 Durante el desarrollo de la misión Cervantes el Parque de las Ciencias tomó parte en las actividades organizadas por la Agencia Espacial Europea (ESA) para escolares. Fue durante esa misión cuando el astronauta Pedro Duque llevó a la Estación Espacial internacional un CD con el programa de Planetario “El Universo de Lorca”. A la vuelta de su viaje estuvo en el Museo para dejarnos un bonito recuerdo, el disco y la foto que hizo de él en la ISS.

 

Cursos, encuentros, congresos y otras actividades 

 En los primeros años, era el Parque quien ofertaba al público las actividades. De un tiempo a esta parte eso ha cambiado y es ahora la gente quien demanda la realización de observaciones, charlas, cursos, exposiciones y otras actividades.

A lo largo de todos estos años hemos organizado actividades de observación de eclipses de Luna, de Sol, lluvias de estrellas, los tránsitos de Mercurio y de Venus, cursos de Astronomía para profesores y para público en general, exposiciones sobre meteoritos (“Meteoritos. Mensajes alienígenas”) y sobre Marte (“Objetivo Marte”). También, durante un tiempo, tuvimos expuesta al público una esfera celeste de la Alhambra y un astrolabio del Museo Arqueológico de Granada, una ocasión única de contemplar juntas dos joyas de la Astronomía.

Todas las actividades que tenían alguna relación con la Astronomía siempre han despertado un gran interés en el público. La respuesta ha sido muy buena. En algunas ocasiones hasta desproporcionada, como sucedió durante el eclipse de luna del 3 de marzo de 2007 en el que las previsiones más optimistas no auguraban unas 200 personas y tuvimos que atender a 3.000. Fue una verdadera fiesta de la Astronomía en la que nos acompañó el buen tiempo.

También el Parque de las Ciencias ha acogido exposiciones de fotografías realizadas por astrónomos aficionados. En 1999 fuimos la sede nacional de los terceros encuentros para la Enseñanza de la Astronomía, dirigidos a docentes, Centros de Ciencia, Planetarios y agrupaciones astronómicas. En el 2008 acogimos el congreso “Cosmología a través de las Culturas” organizado por el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA) y la SEAC.

 En otras ocasiones han sido otras las actividades las que han ayudado para acercar a la gente a la Astronomía, como sucedió durante los recitales de poesía celebrados bajo el cielo del Planetario o con el programa de planetario “El Universo de Lorca”. La producción del programa de planetario “El Universo de Escher” con el que se pretende, sobre todo, dar a conocer la obra de este artista y reconocer a una persona que supo enseñarnos que el mundo del arte y de la ciencia no están tan alejados. También la sesión de Planetario sobre navegación organizada con motivo de la exposición Titanic sirvió para animar a pisar el Planetario a gente que de otra forma seguro que no habría tenido aliciente suficiente.

 

Astronomía fuera del Parque de las Ciencias

 La divulgación de la Astronomía no se ha limitado al recinto del Parque de las Ciencias. Durante estos años hemos participado en congresos, cursos y seminarios, ferias de la ciencia, conferencias de divulgación, videoconferencias y actividades de observación lejos del cielo de la ciudad.

 También mediante la publicación de guías didácticas, un cuento sobre la Luna, colaboración con la prensa escrita, la radio y la televisión tratando de acercar siempre la Astronomía a toda la población de forma sencilla y atractiva.

 

Conclusiones

Los visitantes de los Museos interactivos de Ciencia, y el público en general, están cada vez más interesados en la Astronomía. La mejora de los instrumentos y la facilidad con que se difunden los resultados a través de Internet hacen de la Astronomía una disciplina en auge.

Vivimos en una época en la que cada vez es más necesario nuestro papel de mediadores entre los investigadores y la sociedad. La gran cantidad de información generada por los observatorios astronómicos y centros de investigación de todo el mundo crece cada vez más. El exceso de información podría hacer que la gente acabara perdiendo el interés por la Astronomía y pensando que es cuestión de unos pocos especialistas.

El Parque de las Ciencias, desde su inauguración en 1995, ha ido completando sus instalaciones dotándose de unos medios que le permiten ocupar un lugar privilegiado en la divulgación de la Astronomía en Europa.

De todas las ofertas de las que dispone, es sin duda el Planetario la que más aceptación tiene y la que mejor acerca a todos los públicos la Astronomía. Una sencilla sesión de Planetario en la que se hable de constelaciones, nombres de estrellas, cómo orientarse en el cielo y poco más, es suficiente para motivarles a empezar a observar el cielo.

Pero tan importante como motivarles, es ser capaces de mantener ese interés vivo. Por eso es muy importante poder ofrecer actividades de observación y de formación para que amplíen sus conocimientos y se mantengan al día, frente a la gran cantidad de información que reciben de los medios de comunicación.

La gran ventaja de los Planetarios y Museos de Ciencia es que facilitan un contacto directo con el público, lo que permite conocer mejor sus inquietudes. De esta forma es posible satisfacer mejor su necesidad de estar informados, así como proporcionarles formación a través de exposiciones temporales, cursos, charlas, seminarios, etc. Esto será posible sólo desde centros de divulgación que sean capaces de ganarse el reconocimiento, el respeto y la confianza del público y de los investigadores.

Por citar alguna de las innumerables anécdotas ocurridas durante estos años. En el primer aniversario alguien dejó olvidadas sus muletas en el Planetario ¿qué mejor muestra de lo mucho que le había sorprendido?. También hemos recibido consultas curiosas, como la de un fotógrafo que quería saber la hora del atardecer de un día concreto, luego nos contó que era para poder fijar la hora de su boda y tener bien controlada la luz. Quizás la anécdota más extraña y preocupante fue la de un colegio durante un eclipse de Sol, querían saber cuándo acababa el eclipse para poder sacar a los niños al patio sin que corriesen ningún peligro. Está claro que se ha hecho mucho en la divulgación de la Astronomía pero aún queda mucho por hacer.

Para más información y contacto:

Dirección. Avda. de la Ciencia s/n 18006 Granada.

Tel:  958 131 900

Fax:  958 133 582

Web: www.parqueciencias.com

Share