Descubre el universo

Observa el cielo este mes

Octubre de 2017: La estrella de Jorge

Imprimir

octubre_17

Por Tomás Ruiz Lara

Twitter: @owl_astro

Parece que el buen tiempo no termina de abandonarnos, pero aún así, si os habéis fijado, ya se nota que estamos en octubre y que el Sol se encuentra a menor altura y durante menos tiempo por encima del horizonte (y si no, ahora os lo enseño). Pero bueno, dejemos las divagaciones para otro momento y centrémonos en lo que nos interesa. Aunque eso sí, debo admitir que este octubre es un mes que no viene muy cargado de eventos astronómicos. Sin embargo, con él viene la oposición de Urano del día 19, lo que nos brindará una buena oportunidad para observarlo detenidamente (ya os adelanto que con instrumental de aficionado no será un espectáculo). De ahí el nombre de la entrada de este mes “la estrella de Jorge”… ¿No sabéis a lo que me refiero? Acompañadnos en este viaje por el cielo del mes de octubre y os lo cuento.

planetas

Como ya hemos dicho en la introducción a esta entrada, andan malos tiempos para la observación planetaria, o al menos eso parece. Y, para mostrároslo, he decidido cambiar un poco el orden que suelo seguir en este sección y empezar por la gráfica de la visibilidad de los planetas a principios, mediados y finales de este mes de octubre (ver figura 1). ¿Hay algo que os llame la atención? Efectivamente, hay mucha zona oscura. Recordemos que una zona oscura significa que, durante esas horas, el planeta correspondiente se encontrará bajo el horizonte y, por lo tanto imposible de ser observado. Así pues, durante este mes tendremos a Mercurio, Venus, Marte y Júpiter muy próximos (angularmente hablando, claro) al Astro Rey, lo que dificultará bastante su observación. En particular tendremos 2 planetas en conjunción con el Sol. Mercurio, el día 8 a las 22:39 se encontrará en conjunción superior (ver figura 2). Pero no será el único, también tendremos la conjunción de Júpiter el día 26 a las 20:21. Es por este motivo que en la entrada de este mes no habrá sección de satélites naturales, ya que son los satélites de Júpiter los únicos que protagonizan fenómenos observables con instrumental de aficionado.

10-octubre_inicio10-octubre_mediados10-octubre_finalesFigura 1: Esquema de visibilidad de los diversos planetas a principios, mediados y finales de mes. En varias tonalidades de gris (de más claro a más oscuro) podemos distinguir las horas de sol, crepúsculo civil, crepúsculo náutico y crepúsculo astronómico (comienzo de la noche). En rojo las horas de visibilidad de los planetas del Sistema Solar. Las líneas verticales blancas indican cuando estos planetas se encuentran cruzando el meridiano (línea imaginaria Norte-Sur pasando por el Cenit). Las horas están en Tiempo Universal (sumad una hora en horario de invierno, 2 en horario de verano para obtener el tiempo civil español).

x_conj_supFigura 2: ¿Qué significa que Mercurio se encuentre en conjunción superior el día 8 de octubre a las 22:39? Aquí todo lo que necesitas saber.

jupiter_conjuncionFigura 3: Júpiter en conjunción el día 26 de octubre a las 20:21.

Pero bueno, hay excepciones que se salvan de esta criba ligeramente: Venus (magnitud -4) y Marte (magnitud 2) podrían ser observables (con dificultad debido a la cercanía al Sol) justo antes del amancer y Saturno (magnitud 0.5, Ofiuco, ver figura 4) puede ser observable al anochecer. De hecho, es momento de ir despidiéndonos del gigante anillado ya que poco a poco se va acercando más y más (angularmente) al Sol, lo que dificulta y empeora las observaciones de este bonito planeta. Como dato, decir que este planeta se encontrará también en conjunción en poco más de un mes, momento en el que sí, será completamente imposible de observar. ¿Qué estáis esperando? ¡Apuntad a Saturno!

october_northFigura 4: Mapa estelar del cielo visible desde Sevilla al anochecer (izquierda), a mediados de la noche (centro) y al amanecer (derecha) en una noche típica del mes. La línea punteada representa la eclíptica. Las posiciones de todos los planetas además del Sol están incluídas así como un zoom (zona inferior) para ver cómo se mueven los planetas respecto al fondo fijo de estrellas. Para Mercurio, Venus y Marte, los planetas con mayor movimiento sobre el fondo estelar, representamos su posición los días 1 y 31.

Pero no todo va a ser malo, afortunadamente, Urano y Neptuno son claras excepciones que se dejarán ver (y mucho) durante la totalidad (del atardecer al amanecer) de las noches de este mes. Empecemos por Neptuno, el más alejado a nosotros de estos dos gigantes gaseosos y menos vistoso. Podremos encontrar a Neptuno en la constelación de Acuario brillando con una magnitud aproximada de 7.8. Será observable con prismáticos (un puntito de luz azulado), pero será con telescopios (que permitan grandes aumentos) como podremos ver que este puntito de luz no se trata de una estrella (realmente puntual), sino que presenta un cierto tamaño angular (un disco).

Y así llegamos al protagonista de este mes, Urano. Aquellos que tengáis cierta experiencia con la observación planetaria os estaréis preguntando: “Si la observación de Urano suele ser muy poco gratificante, ¿por qué ha decidido Tomás dedicar este artículo a este objeto?”. Y aquí es donde vienen los que tienen algo más de experiencia y responden: “Pues porque todo aficionado a la astronomía debe observar todos y cada uno de los objetos que estén a su alcance y, como Urano se encuentra en oposición este mes, ahora es el momento de observarlo en las mejores condiciones posibles”. Y efectivamente, así es. Urano se encontrará en oposición el día 19 de este mes, a las 19:56 hora civil andaluza (ver figura 5).

urano_oposicionFigura 5: Urano en oposición, jueves 19 de octubre a las 19:56 (hora local andaluza).

Y para los que efectivamente decidáis hacerme caso y observar a lo largo de este mes a Urano, aquí os lo presento. Urano es el séptimo planeta en cercanía al Sol, es decir, que está bien lejos. Es de los denominamos gigantes gaseosos (junto a Júpiter, Saturno y Neptuno), siendo el tercero más grande y el cuarto más masivo. Está compuesto por un “pequeño” núcleo rocoso rodeado por una enorme envoltura (atmósfera) compuesta fundamentalmente por hidrógeno y helio así como algunas trazas de amoniaco, agua y metano, congelado, claro, que está muy lejos del Sol. La atmósfera que acabamos de describir ya nos dice que no es el mejor destino de vacaciones, pero claro, si a eso sumamos el hecho de que alcanza temperaturas de -224 ºC… mejor nos quedamos en Málaga o Benidorm, ¿no os parece?

Podría seguir hablando sobre este objeto, sobre su sistema de satélites (cuenta con 27 satélites conocidos hasta la fecha), su magnetosfera, su sistema de anillos (descubierto en 1977), etc. Pero entonces no sería yo, ni sería el portal de “El Séptimo Cielo”. Aquí prima el lado humano, la curiosidad y preferimos dejar tecnicismos más avanzados para el que quiera profundizar. Así pues, aquí vienen un par de anécdotas relacionadas con Urano.

Desde la antigÜedad se conocían 5 planetas (además de la Tierra), que eran Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno. La razón es muy simple. Estos objetos son cuerpos muy brillantes, distinguibles fácilmente a simple vista en el firmamento nocturno y que se mueven de forma rara con respecto al fondo fijo de estrellas (ver paneles inferiores de la figura 4), de ahí su nombre, “planetas”, que en griego viene a significar “errante”, “vagabundo”. Por lo tanto, Urano y Neptuno fueron “nuevas adquisiciones”, fichajes del mercado de Invierno que titularía “Marca”. Describamos pues el “fichaje” de Urano por el Sistema Solar (esto es una broma, claro, Urano ha estado ahí desde siempre, lo que pasa es que había que descubrirlo).

Urano se nos muestra en el cielo con una magnitud aproximada mínima de 5, por lo que está en el límite de detectabilidad a simple vista (que es como se hacía astronomía hasta la llegada de Galileo). En particular, Urano brillará durante este mes de octubre con una magnitud de 5.6 (en la constelación de Piscis) a pesar de encontrarse en oposición, cuando su distancia a nosotros es mínima. Por lo tanto, debido a su dificultad de ser observado a simple vista, este cuerpo pasó desapercibido durante siglos y siglos. Aunque siendo estrictos esto no fue exactamente así. Parece ser que Hipparcos en el año 128 antes de nuestra Era, John Flamsteed en el año 1690 y Charles Le Monnier (1750 y 1769) ya abistaron este objeto que confundieron erróneamente con una estrella.

No fue hasta el año 1781 que Sir William Herschel, tratando de medir paralajes estelares (pequeños cambios en las posiciones de las estrellas “fijas”), se percató de que había un objeto de aspecto “raro” que pensó podría ser un cometa o una nebulosa. Poco tiempo después de esta observación, volvió a la zona y se dió cuenta de que este objeto se había movido, no estaba donde antes lo observó, por lo que pensó que sería un cometa. Sin embargo, nos encontramos ante uno de los grandes astrónomos de la historia, y pronto se dió cuenta de que más bien se trataba de un planeta. ¿Cómo lo hizo? Muy simple. Si se trataba de un cometa éste debería de cambiar su apariencia y tamaño a medida que el tiempo pasaba, y debía ser aún más difuso. Sin embargo, esto no pasaba, sino que daba la sensación de poseer un disco que, además, a mayores aumentos, mostraba un mayor tamaño aparente. Aunque he de admitir aquí que fue persistente con su idea cometaria para Urano y fue gracias a la insistencia de otros astrónomos de la época como finalmente se convenció.

Así pues, en el periodo de 1781 a 1783 todo astrónomo en el mundo sabía de la existencia de un séptimo planeta, pero claro, ahora había que ponerle un nombre. Y aquí nos encontramos ante otra historia digna de ser contada con pelos y señales. Sin embargo, como no quiero aburriros, el objetivo de este artículo es la observación del cielo y ya va cobrando una longitud considerable, voy a tratar de ir al grano.

El nombre “Urano” viene directamente de la mitología griega (padre de Cronos, Saturno; y abuelo de Zeus, Júpiter), sin embargo ha recibido otros nombres a lo largo de la historia. De hecho, el nombre “Urano” no fue ampliamente aceptado hasta 70 años después de su descubrimiento. El propio William Herschell propuso el nombre de “Georgium Sidus” (la estrella de Jorge, ahora entendéis el título de la entrada, ¿verdad?). Herschell pensaba que el nombre del resto de planetas eran héroes y divinidades antiguas, propias de la época en la que se descubrieron y que, en una época mucho más “culta” deberíamos regirnos más por la cronología, así, como en Gran Bretaña reinaba Jorge III, qué mejor nombre que la estrella de Jorge.

Sin embargo, más allá de tierras inglesas, este nombre no estaba bien visto, y así es como se propusieron distintos nombres: Herschell, Neptuno (curioso, ¿verdad?) y, finalmente, Urano (si Saturno era el padre de Júpiter, el nuevo planeta tenía que ser el padre de Saturno y abuelo de Júpiter, muy lógico todo). Pero estos no son todos los nombres que este planeta recibió durante esos años. Nombres como “la estrella reina del cielo”, “Dao Yurenat”, o “Xiuhtēuccītlalli” fueron utilizados en otras culturas para referirse a Urano.

Así pues, cuando durante este mes observéis este objeto, aunque no distingáis más que un pequeño disco verdoso-azulado, recordad que ha recibido muchos nombres, que dicha luz proviene de un objeto del que grandes astrónomos como Hipatia, Aristarco o Azarquiel no sabían de su existencia, y que hoy día, gracias a la inversión en ciencia y a la inteligencia humana hemos sido capaces de estudiar en detalle con diversas observaciones desde Tierra y misiones espaciales como las Voyager.

sol

Pero cambiemos ya de tercio y dejemos a Urano a un lado. ¿Notáis que ya refresca por las noches? ¿A que ahora amanece más tarde y anochece antes? Seguro que sí os habéis dado cuenta, pero si no, hacedme caso o prestad atención a lo largo de este mes de octubre porque este será el patrón del mes de octubre. El mes pasado hablábamos del Equinoccio de Otoño, pues bien, ya estamos de lleno en el Otoño y el Sol se encuentra de lleno en el hemisferio Sur celeste. La Tierra se sigue trasladando alrededor del Sol, pero con su eje de rotación inmutable señalando hacia la estrella polar. Es precisamente por esto que ya no estamos “mirando de lleno” hacia el Sol como hacíamos en Verano y, como consecuencia, observamos a éste a una menor altura sobre el horizonte. ¿Que no me creéis? Aquí una gráfica de la evolución de la posición del Sol a lo largo de este mes de octubre:

10-octubre_sunFigura 6: Evolución temporal de la altura del Sol respecto al horizonte, mostramos la altura a las 12 horas (TU) de cada día (izquierda) así como la evolución de la posición del Sol en el cielo (derecha). Los puntos claritos simbolizan las posiciones del Sol a lo largo de todo el año. Los puntos naranjas representan las posiciones del Sol durante este mes de septiembre. Las fechas del último y primer punto están indicadas en la gráfica en rojo.

luna

Siempre nos quejamos de la Luna… bueno, no, voy a hablar en primera persona: Siempre me quejo de la Luna porque la reflexión de la luz solar en su superficie nos dificulta considerablemente nuestras observaciones de cielo profundo (tanto profesionales como de aficionados), sin embargo, durante este Verano pude observar detenidamente la Luna e identificar algunos de sus accidentes geográficos más importantes y volví a enamorarme… hacía tanto tiempo que no observaba la Luna. Es más, estoy preparando una documentación sobre observación lunar que espero tener lista durante los próximos meses y lo compartiré con todos vosotros para que durante un mes dediquemos a nuestro querido satélite la atención que merece. Pero mientras tanto, y para calentar motores, os propongo que observéis la Luna por el mero placer de observarla con la ayuda de unos simples prismáticos de los que seguro todos tenemos en casa. No hace falta que tengáis mapas ni nada, de eso ya me encargaré yo en unos meses, por el momento disfrutad de la visión, en breve ya apareceré yo con informaciones, mapas y deberes :)

A continuación tenéis, como cada mes, todo lo que necesitáis saber de la Luna (fases, horas de observación, apogeo, perigeo…) en dos gráficas:

luna_octubreFigura 7: Fases lunares durante el mes de octubre así como los momentos de perigeo (mínima distancia a la Tierra) y apogeo (máxima distancia a ésta). Fechas y horas en tiempo civil andaluz.

10_moonFigura 8: Esquema de visibilidad de la luna durante este mes. El formato es similar al de la figura 5 (ver para más información). En el margen derecho se acompaña el porcentaje de superficie iluminada que presentará la Luna cada día. Hora en Tiempo Universal (UT, sumad una hora en invierno y dos en verano si estáis en la península).

cometas

Durante este mes de octubre tenemos que hacer una visita obligada al cometa C/2017 O1 (ASASSN), que alcanzará su máximo acercamiento a la Tierra el 18 de octubre, día en el que se encontrará a unos 108 millones de kilómetros de distancia. Como ya decíamos el mes pasado, cuando ya era observable con prismáticos, es un objeto que puede ser fácilmente distinguible entre las constelaciones de Tauro, Auriga y Perseo, eso sí, necesitaremos prismáticos para su observación. Concretamente, se prevee que durante este mes de octubre alcance una magnitud de 7.5, tal vez al límite de detectabilidad mediante prismáticos pequeños, pero sin ninguna duda accesible mediante pequeños telescopios o prismáticos gigantes. No obstante, una vez más y como todos los meses, os recomiendo estar al día de posibles brotes cometarios repentinos por medio de la web de los compañeros de Cometografía. ¡Suerte con la caza!

lluvia_mets

Para los que penséis que ya hemos superado el mejor período para observar lluvias de estrellas… os equivocáis. Aún quedan tres meses y cada uno de ellos vendrá con una bonita lluvia de meteoros. Octubre nos trae las Oriónidas, noviembre las Leónidas y diciembre las Gemínidas, siendo ésta la más llamativa de las tres. Por cierto, ya llevo mucho tiempo sin recordaros lo que es una estrella fugaz y lo que conlleva una lluvia de meteoros, espero que lo hayais olvidado. Por si acaso, aquí tenéis un enlace a una explicación de nuestra sección ¿Sabías qué?

Pero bueno, tanto Leónidas como Gemínidas son cosa del futuro, este mes lo que nos ocupa son las Oriónidas. Recordemos que las lluvias de estrellas generalmente reciben el nombre en honor a la constelación en la que se encuentra su radiante (lugar geométrico del que parecen venir los meteoros). Por lo tanto, una lluvia denominada “Oriónidas” debe de tener su punto radiante en la constelación de Orión. Y ahora un pequeño examen. Si estamos en octubre, y el radiante se encuentra en la constelación de Orión, ¿cuándo es mejor momento para observar esta lluvia? Efectivamente, durante la segunda mitad de la noche. Orión es una constelación típica del Invierno, y no podremos observarlo en octubre hasta la 1 o incluso las 2 de la madrugada (para tenerlo bien alto). Además, sabemos que cuando mejor se puede observar una lluvia de meteoros es cuando su radiante se encuentra también alto sobre el horizonte. Pues ya está, correcto, durante la segunda mitad de la noche. Además, como hemos visto anteriormente, tendremos una Luna creciente iluminada al 3%, es decir, vía libre para detectar incluso los meteoros más débiles.

Pero claro, aunque una lluvia de estrellas se observa durante varios días (del 4 de octubre al 14 de noviembre en este caso) siempre hay alguna fecha especialmente idónea para su observación. Esa fecha digna de ser señalada en los calendarios es el día 21 de octubre, mejor dicho, la madrugada del 21 al 22 de octubre, ya que su observación ideal será durante la segunda mitad de la noche. Se espera una actividad superior a los 20 meteoros por hora (actividad moderada) y está asociada al cometa 1P/Halley, al igual que las Eta Acuáridas que tuvieron lugar en mayo. Además, la noche del 21 al 22 es noche del sábado al domingo… no tenéis excusas :)

iss

La ISS es el emblema de la investigación espacial sin duda alguna. Se trata de un satélite artificial, pero con unas condiciones que lo hacen único e inigualable (por ahora). Es un satélite artificial, es decir, un cuerpo puesto en órbita alrededor de la Tierra por el ser humano, pero habitable. Lo podemos considerar un laboratorio espacial en el que se investiga, por nombrar algunas ramas de la ciencia, biología, física, astronomía o meteorología.

Desde Tierra podemos verla como un puntito luminoso que cruza el cielo. Su brillo es consecuencia de la reflexión de la luz solar en su superficie, y en especial en sus paneles solares que la surten de energía para su correcto funcionamiento. Sus dimensiones, algo mayores que un campo de fútbol, permiten que con la ayuda de pequeños telescopios o potentes prismáticos podamos discernir su silueta (alrededor de 30” en el cielo) cuando pasa delante del Sol o de la Luna (evento más habitual de lo que creemos).

Debido a lo local del fenómeno, tránsitos de la ISS no son observables en toda España, ni siquiera en toda Andalucía. Es por ello que en los siguientes enlaces os pongo unas tablas sobre cuándo observar y dónde mirar para localizar a la ISS en Granada y en Sevilla. Habitantes de Almería, Jaén y Granada pueden utilizar aproximadamente la tabla para Granada. Habitantes de Huelva, Cádiz y Sevilla pueden utilizar aproximadamente la tabla para Sevilla. Habitantes de Córdoba y Málaga tendrán que cotejar ambas tablas y ver qué tabla se les acerca más a su lugar de observación.

Debemos advertir a los lectores aquí que las tablas anteriormente presentadas son orientativas, más precisas para pasos a principios de mes y menos precisas hacia finales del mismo. Debido a la variabilidad de la órbita de la ISS debido a varios motivos su predicción no es fácil y requiere refinamientos. Para los que quieran efemérides para el día concreto de su observación o para los que quieran ir más allá y localizar otros satélites o personalizar las efemérides para su lugar de observación, os recomiendo las dos páginas webs de las que he sacado toda esta información (http://www.heavens-above.com y https://www.calsky.com/). En mi cuenta de Twitter (@owl_astro) subiré tablas para otros lugares de España así como comentaré efemérides específicas más llamativas… si queréis acceder a eso y mucho más ya sabéis, ¡Seguidme!

 

Para no perderse

Si deseas acceder a información más detallada sobre efemérides concretas, puedes consultar la página principal del servidor de efemérides del Observatorio Astronómico Nacional (http://www.oan.es/servidorEfem/). En esta página puedes consultar informaciones muy variadas como los tránsitos visibles desde tu localidad de Satélites artificiales, la Estación Espacial Internacional (ISS), el telescopio espacial Hubble (HST) o fogonazos de satélites Iridium. Otra página muy interesante y completa (aunque en inglés) es la de los compañeros de Heavens Above (http://www.heavens-above.com), selecciona tu localización y disfruta de todos los fenómenos relacionados con satélites artificiales y Sistema Solar visibles desde tu ciudad. Altamente recomendada para generar efemérides astronómicas es la página web (también en inglés) de CalSky (https://www.calsky.com/), con opción de generar alertas que te mandarán directamente a tu correo electrónico personalizadas a tus necesidades.

 

Espero hayáis disfrutado de este artículo y, sobretodo, que disfrutéis del cielo de este mes de octubre que, aunque no espectacular, siempre nos tiene reservados buenos momentos. Y recordad, todo esto y mucho más, con alertas puntuales en Twitter, @owl_astro.

FacebookTwitterGoogle+LinkedInPinterestDeliciousEmailPrint