Descubre el universo

Observa el cielo este mes

Noviembre de 2017: ¿Luna o Mercurio?

Imprimir

noviembre

Por Tomás Ruiz Lara

Twitter: @owl_astro

Los días anteriores a la redacción mensual de este artículo siempre me gusta preguntarme ¿Qué nos tiene preparado para este mes el Sistema Solar? Y, generalmente, la respuesta a esta pregunta suele ser el título del artículo. Pues bien, este mes la solución ha llegado en forma de silencio con el sonido de algún grillo que otro de fondo. En otras palabras, pocos eventos para este mes de noviembre:

- Día 4, 06:26: Luna llena.
– Día 6, 02:09: Perigeo lunar (361377 km).
– Día 10, 21:38: Luna en cuarto menguante.
– Noche del 10 al 11: Máximo lluvia de estrellas de las Táuridas del Norte
– Noche del 17 al 18: Máximo lluvia de estrellas de las Leónidas.
– Día 18, 12:43: Luna nueva.
– Día 21, 19:34: Apogeo lunar (406136 km).
– Día 24, 00:43: Mercurio en su máxima elongación Este (21.99º).
– Día 26, 18:05: Luna en cuarto creciente.

Así pues, este mes se reduce a Luna y Mercurio… aunque yo le he dado la vuelta y lo he dejado en ¿Luna o Mercurio? La imagen de portada de este artículo, ¿a qué objeto corresponde, a la Luna, o a Mercurio? A lo largo de este artículo conoceréis la respuesta.

planetas

Como ya hemos comentado en la introducción nos encontramos ante un mes aburrido desde el punto de vista planetario. ¿A qué se debe esto? Muy sencillo. Venus, Marte, Júpiter y Saturno vienen o se acercan peligrosamente a sus conjunciones, lo que hace que se encuentren muy cerca del Sol (angularmente) y, por lo tanto, casi imposibles de ser observados (ver figuras 1 y 2). Al principio de la noche, sobretodo a principios de mes, podremos ver de un puntito de luz brillante hacia el Suroeste de magnitud 0.5. Este puntito es Saturno, despidiéndose de nosotros y acercándose vertiginosamente a las proximidades (angularmente, una vez más) al Astro Rey. Saturno se encontrará en conjunción el día 21 del mes que viene, por lo que estos días de noviembre serán los últimos durante los que disfrutar del gigante anillado.

november_north_def

Figura 1: Mapa estelar del cielo visible desde Sevilla al anochecer (izquierda), a mediados de la noche (centro) y al amanecer (derecha) en una noche típica del mes. La línea punteada representa la eclíptica. Las posiciones de todos los planetas además del Sol están incluídas así como un zoom (zona inferior) para ver cómo se mueven los planetas respecto al fondo fijo de estrellas. Para Mercurio, Venus y Marte, los planetas con mayor movimiento sobre el fondo estelar, representamos su posición los días 1 y 30.

Al igual que en meses anteriores, serán Urano y Neptuno los únicos planetas que se dejarán observar durante un buen porcentaje de la noche. Y tanto, Urano será observable durante toda la noche (el mes pasado se encontró en oposición, buen momento para observarlo) y Neptuno será visible durante más del 60% de la noche. Urano se encontrará en la constelación de Piscis (magnitud 5.7) y Neptuno en Acuario (magnitud de 7.9). Ambos gigantes gaseosos nos mostrarán una pobre imagen a través de telescopios de aficionado. A pesar de su gran tamaño, las enormes distancias que nos separan de ellos harán que, a través de telescopios, aparezcan como pequeños discos de color verde o azul siempre y cuando las condiciones atmosféricas sean favorables y observemos a grandes aumentos.

11-noviembre_inicio11-noviembre_mediados11-noviembre_finales

Figura 2: Esquema de visibilidad de los diversos planetas a principios, mediados y finales de mes. En varias tonalidades de gris (de más claro a más oscuro) podemos distinguir las horas de sol, crepúsculo civil, crepúsculo náutico y crepúsculo astronómico (comienzo de la noche). En rojo las horas de visibilidad de los planetas del Sistema Solar. Las líneas verticales blancas indican cuando estos planetas se encuentran cruzando el meridiano (línea imaginaria Norte-Sur pasando por el Cenit). Las horas están en Tiempo Universal (sumad una hora en horario de invierno, 2 en horario de verano para obtener el tiempo civil español).

Y así es como llegamos a Mercurio (aunque el camino seguido haya sido más caótico que en otras ocasiones). El escurridizo planeta rocoso se encontrará durante la noche del 23 al 24 (a las 00:43) en su máxima elongación Este, por lo que durante estos días podremos observarlo al atardecer lo más alejado del Sol posible (21.99º). Durante estos días se nos mostrará como una pequeña luna creciente (tamaño angular de 7 segundos de arco) aunque a medida que pasen los día a partir de esta fecha cada vez presentará una superficie iluminada menor. Mercurio y la Luna, además de mostrar fases al ser observados desde la Tierra, presentan otras peculiaridades en común.

x_max_elong_este

Figura 3: Esquema explicativo de lo que supone que Mercurio se encuentre en su máxima elongación Este el día 24 de noviembre a las 00:43.

Mercurio, el planeta más cercano al Sol, tiene una masa inferior al 5% de la masa de la Tierra. Esto hace que, al igual que sucede con la Luna (1% de la masa de nuestro planeta), Mercurio no sea capaz de retener una atmósfera a su alrededor. Las partículas gaseosas que componen la atmósfera de cualquier planeta se encuentran en continuo movimiento debido a su temperatura. Dicha velocidad es inferior a lo que conocemos como la velocidad de escape del planeta, es decir, es inferior a la velocidad mínima que se necesita para vencer a la fuerza de la gravedad y escapar de los dominios de éste. Sin embargo, cuerpos menos masivos, como Mercurio o nuestra Luna, poseen una velocidad de escape menor, menor incluso que la velocidad de agitación típica de las partículas gaseosas que podrían componer sus atmósferas. Es por esto que ambos cuerpos no poseen una atmósfera a su alrededor que los pueda proteger de impactos meteóricos y, por lo tanto, su superficie presenta un gran número de cráteres. De la misma manera, aunque ambos actualmente sean cuerpos geológicamente muertos, sin actividad volcánica ni tectónica de placas, anteriormente ambos experimentaron procesos geológicos muy similares que dieron lugar a estas características comunes.

La ausencia de atmósfera tanto en Mercurio como en la Luna hace que la luz del Sol no sea dispersada y, por lo tanto, no sólo el cielo de día no es azul, sino que podremos ver nítidamente las estrellas tanto de día como de noche (todo un placer para los aficionados a la astronomía). Así, sin atmósfera que disperse la luz, ni Mercurio ni la Luna tendrán tampoco atardeceres ni amaneceres, y la transición día-noche se hará de forma brusca y no gradual como en la Tierra. Esto, observado desde la Tierra (en la Luna) o desde la sonda Messenger (alrededor de Mercurio, ver figura de portada del artículo), nos lleva a la existencia de lo que conocemos como “terminador” (transición día-noche) donde podemos ver mejor accidentes geológicos como los cráteres debido a las sombras que éstos proyectan (ver figura 4).

moon.5797

Figura 4: Terminador lunar (lado izquierdo) donde claramente vemos la transición día-noche en la Luna. Crédito: NASA-Goddard.

Así pues, ahora estamos en condiciones de responder a la pregunta que da nombre al artículo de este mes. ¿Luna o Mercurio? Pues sí, la respuesta es Mercurio. La imagen que nos sirve de imagen principal de este artículo fue tomada por la sonda Messenger en 2008 mientras orbitaba alrededor de Mercurio. En particular podemos ver detalles del terminador si miramos hacia abajo y a la izquierda de la imagen.

Si queréis tener una imagen global de las posiciones de los planetas dentro del Sistema Solar y así entender aún mejor el por qué de que los planetas se encuentren en la posición en la que se encuentran desde nuestro punto de vista, aquí tenéis la situación planetaria el día 15 de este mes.

SolarSystemPic.aspx

Figura 5: Carta de posición de los planetas del Sistema Solar para el día 15 de noviembre de 2017. Imagen generada desde la página web de los compañeros de Heavens Above (http://www.heavens-above.com). En la esquina superior izquierda podemos apreciar un zoom a los planetas interiores al cinturón de asteroides (Mercurio, Venus, Tierra y Marte). En la esquina inferior izquierda se muestra una leyenda para localizar cada planeta.

sol

El Sol, que durante los meses anteriores ha experimentado un aumento en su actualidad inesperado (y más teniendo en cuenta que se encuentra cerca de un mínimo en sus ciclos), mostrará durante este mes de noviembre una cara más amable. Su actividad se espera que vuelva a la habitual a estas alturas de ciclo. En cuanto a su posición en el cielo, el Astro Rey continuará perdiendo altura (para habitantes en el hemisferio Norte) así como permanecerá por encima del horizonte durante un menor número de horas. Esto se manifiesta en que el Sol calentará menos y, por lo tanto, Otoño e Invierno estarán caracterizados (esperemos que como siempre) por bajas temperaturas, días cortos y noches largas… ¡a observar!

11-noviembre_sun

Figura 6: Evolución temporal de la altura del Sol respecto al horizonte, mostramos la altura a las 12 horas (TU) de cada día (izquierda) así como la evolución de la posición del Sol en el cielo (derecha). Los puntos claritos simbolizan las posiciones del Sol a lo largo de todo el año. Los puntos naranjas representan las posiciones del Sol durante este mes de noviembre. Las fechas del último y primer punto están indicadas en la gráfica en rojo.

luna

Y ahora que ya sabemos (en parte, en próximos meses más) el por qué de la superficie tan “accidentada” de la Luna (al igual que en Mercurio, por la ausencia de atmósfera protectora), aquí tenéis sus fases, apogeos y perigeos, iluminación, salidas, puestas, etc… ¡y todo en dos gráficas!

moon_noviembre

Figura 7: Fases lunares durante el mes de noviembre así como los momentos de perigeo (mínima distancia a la Tierra) y apogeo (máxima distancia a ésta). Fechas y horas en tiempo civil andaluz.

11_moon

Figura 8: Esquema de visibilidad de la luna durante este mes. El formato es similar al de la figura 2 (ver para más información). En el margen derecho se acompaña el porcentaje de superficie iluminada que presentará la Luna cada día. Hora en Tiempo Universal (UT, sumad una hora en invierno y dos en verano si estáis en la península).

cometas

El cometa C/2017 O1 (ASASSN), que el pasado mes de octubre alcanzaba su máximo brillo con una magnitud aproximada de 7.9 seguirá siendo el protagonista cometario de este mes de noviembre salvo sorpresa inesperada de última hora (no a la fecha de escritura de este artículo). Encontraremos este cometa rondando las constelaciones boreales de Cassiopea y Cefeo. Para mayor información así como actualizaciones puntuales, recomendamos un mes más la web de nuestros compañeros de Cometografía.

lluvia_mets

Ya en otras ocasiones hemos hablado de estrellas fugaces o de lluvias de meteoros en general así es que no os daré mucho la murga acerca de estos fenómenos, simplemente os animo a leer los artículos anteriormente mencionados. Aunque en mi interior algo ardería si no dijera, y prometo ser breve, que una estrella fugaz se produce cuando una partícula del tamaño de un grano de arena desprendida del núcleo de algún cometa lejano entra en contacto con la atmósfera terrestre y se incinera debido a las altas temperaturas que se consiguen. FIN ;)

Las posibilidades de vislumbrar una estrella fugaz en las noches de noviembre son bastante altas. Tres son las lluvias de estrellas activas durante esta época del año, las Táuridas del Sur, las Táuridas del Norte y las Leónidas. Recordemos que aunque las lluvias de estrellas tienen una fecha concreta del máximo, el material dejado por los cometas que dan lugar a este fenómeno no se encuentra en una zona estrecha del espacio interplanetario, sino que puede ocupar una gran extensión. Esto es especialmente cierto en las Táuridas del Sur y del Norte, cuyo material se encuentra bien esparcido. Aunque la lluvia de estrellas protagonista de este mes de noviembre es, sin duda alguna, las Leoónidas. Aquí una breve descripción de las tres:

- Las Táuridas del Sur tendrán su máximo de actividad durante las primeras noches de noviembre (también durante finales de octubre), aunque su actividad meteórica puede extenderse desde el 16 de septiembre hasta el 29 de diciembre. El pico esperado es de 7 meteoros por hora para este 2016. La Luna se encontrará creciendo aproximándose a la Luna llena, con un porcentaje de iluminación del 19-28%, lo que nos dificultará su observación a principios de la noche (hasta la medianoche, momento en que la Luna habrá desaparecido bajo el horizonte).
– Las Táuridas del Norte tendrán su máximo de actividad durante la noche del 10 al 11 de noviembre, bastante cerca de la Luna menguante (que tiene lugar el mismo día 10). El pico, al igual que las Táuridas del Sur se espera en unos 7 meteoros a la hora. La actividad meteórica de esta lluvia de estrellas se extiende desde el 25 de septiembre hasta el 19 de diciembre.
– Las Leónidas son una de las lluvias de estrellas más famosas. Aún se recuerda el estallido de esta lluvia que, durante un intervalo de 15 minutos, llegó a promediar miles de meteoros por minuto la noche del 17 de noviembre de 1966… ¡Imagino que fué todo un espectáculo! Sin embargo, nada por el estilo es esperado para este año (aunque nunca se sabe). El máximo previsto para este año es de 15 meteoros a la hora y se producirá a las 16 horas del día 17 de noviembre, por lo que la noche del 17 al 18 de este mes será la noche idónea para ser observada. La Luna nueva se producirá justo durante la mañana siguiente (a las 12:43), por lo que durante este 2017 no tenemos excusas (salvo el frío, si es que llega) para no disfrutar de esta bonita lluvia de estrellas que nos puede servir de aperitivo para las Gemínidas de diciembre. Se espera que esta lluvia se mantenga activa desde el 5 hasta el 30 de noviembre, por lo que si la noche del 17 al 18 no podemos observar, tendremos más oportunidades a lo largo del mes, aunque no será lo mismo. Terminar con un par de características de esta lluvia. El cometa que las genera es el Tempel-Tuttle, un cometa recurrente (periódico) con un período de 33 años cuyas partículas entran en la atmósfera terrestre a una velocidad relativamente baja para estos fenómenos (22.9 km/s), aunque en algunos lugares se citan velocidades de hasta 71 km/s.

tauridsleonids

Figura 9: Esquema con la posición de los radiantes de las Táuridas (del Norte y del Sur) y de las Leónidas generado con Stellarium (http://www.stellarium.org/es).

 

Para no perderse

Si deseas acceder a información más detallada sobre efemérides concretas, puedes consultar la página principal del servidor de efemérides del Observatorio Astronómico Nacional (http://www.oan.es/servidorEfem/). En esta página puedes consultar informaciones muy variadas como los tránsitos visibles desde tu localidad de Satélites artificiales, la Estación Espacial Internacional (ISS), el telescopio espacial Hubble (HST) o fogonazos de satélites Iridium. Otra página muy interesante y completa (aunque en inglés) es la de los compañeros de Heavens Above (http://www.heavens-above.com), selecciona tu localización y disfruta de todos los fenómenos relacionados con satélites artificiales y Sistema Solar visibles desde tu ciudad. Altamente recomendada para generar efemérides astronómicas es la página web (también en inglés) de CalSky (https://www.calsky.com/), con opción de generar alertas que te mandarán directamente a tu correo electrónico personalizadas a tus necesidades.

 

Como véis, este mes de noviembre no trae muchos eventos relacionados con el Sistema Solar. Y no sólo eso, la mayoría de planetas del mismo se mostrarán esquivos a nuestras observaciones. Pero bueno, estamos en épocas de vacas flacas y podemos aprovecharlas para realizar otro tipo de observaciones o para leer y aprender mucho sobre esta ciencia que tanto nos gusta. Y así termino, no antes sin recordaros que podéis seguirme en Twitter (@owl_astro) para estar al tanto de todo lo que sucede en el Universo que nos rodea.

FacebookTwitterGoogle+LinkedInPinterestDeliciousEmailPrint