Actualidad

Noticias

Stephen Hawking muere a los 76 años

14 marzo, 2018
Fuente: Agencia SINC

Imprimir

Stephen William Hawking nació justo 300 años después de la muerte de Galileo: el 8 de enero de 1942 en Oxford, Inglaterra, y ha muerto en su casa de Cambridge un 14 de marzo, el día que los matemáticos celebran el Día de Pi (3,14). La familia ha confirmado su fallecimiento a través de un comunicado.

La casa de los padres de Hawking estaba en el norte de Londres, pero durante la segunda guerra mundial, Oxford fue considerado un lugar más seguro para tener bebés, por lo que decidieron desplazarse hasta allí.

Stephen Hawking en el Gonville & Caius College de Cambridge (Reino Unido). / Lwp Kommunikáció

Cuando tenía ocho años, su familia se mudó a St Albans, un pueblo a unos 32 km al norte de la capital británica. A la edad de once años, Stephen fue a la escuela de esta localidad y luego al University College, uno de los colleges (donde también estuvo su padre) más antiguos de la Universidad de Oxford.

Hawking quería estudiar matemáticas, aunque su padre hubiera preferido medicina para él. El grado de Matemáticas no se impartía en el University College, y en su lugar se decantó por la Física. Después de tres años y sin mucho esfuerzo, obtuvo su título con honores en esta disciplina científica.

Después se fue a Cambridge para hacer una investigación en cosmología, ya que no había nadie trabajando en esta área en Oxford en aquel momento. Su supervisor fue el físico britanico Denis Sciama, considerado uno de los padres de la cosmología moderna, aunque esperaba encontrar al astrónomo también británico Fred Hoyle, que trabajaba en Cambridge.

Tras obtener su doctorado se convirtió primero en investigador y más tarde en profesor asociado en el Gonville & Caius Collegue, uno de los más antiguos y grandes de Cambridge. Hawking dejó el Instituto de Astronomía en 1973 y años más tarde, en 1979, llegó al departamento de Matemática Aplicada y Física Teórica. Ocupó el cargo de profesor ‘Lucasian’ de Matemáticas desde 1979 hasta 2009.

Esta cátedra fue fundada en 1663 con dinero dejado en su testamento por el reverendo Henry Lucas –de ahí el nombre–. Primero fue mantenida por Isaac Barrow (teólogo, profesor y matemático del siglo XVII) y después, en 1669, por Isaac Newton.

Tras dejar vacante su cargo en 2009, Hawking siguió siendo parte activa de la Universidad de Cambridge y conservó una oficina en el departamento de Matemáticas Aplicadas y Física Teórica de este prestigioso centro académico. Aquí siguió trabajando en física teórica hasta su fallecimiento este miércoles a los 76 años, la misma edad a la que murió Albert Einstein, quien casualmente también nació un 14 de marzo.

Espacio tiempo que nace con el Big Bang y agujeros no tan negros

Respecto a sus investigaciones, Stephen Hawking trabajó en las leyes básicas que gobiernan el universo. Con Roger Penrose mostró que la teoría de la relatividad general de Einstein implicaba que el espacio y el tiempo tendrían un comienzo en el Big Bang y que puede tener un final en los agujeros negros. Estos resultados indicaron que era necesario unificar la relatividad general con la teoría cuántica, el otro gran desarrollo científico de la primera mitad del siglo XX.

Stephen Hawking durante su conferencia ‘Breve historia de mi vida’ en 2016 en el Festival Starmus, Tenerife. / SINC

Una consecuencia de esta unificación que descubrió el eminente físico fue que los agujeros negros no deberían ser completamente negros, sino que podían emitir radiación (la llamada radiación de Hawking), para finalmente evaporarse y desaparecer. Otra de sus conjeturas es que el universo no tiene borde o límite en el tiempo que podamos imaginar. Esto implica que la forma en que comenzó el universo estaba completamente determinada por las leyes de la ciencia.

Hawking publicó numerosos artículos científicos, libros y vídeos de divulgación. Sus publicaciones incluyen La estructura a gran escala del espacio-tiempo junto a George F.R Ellis, Relatividad general: Revisón del centenario de Einstein con Werner Israel, un colega físico con el que también escribió 300 años de gravedad. Entre sus libros más populares figura su best seller: Una breve historia del tiempo, además de otros como Agujeros negros, pequeños universos y otros ensayos, El universo en una cáscara de nuez, El gran diseño y Breve Historia de mi vida.

El profesor Hawking obtuvo doce títulos honoríficos. Fue galardonado con la Orden del Imperio Británico en 1982, y entró a formar parte de la Orden de los Compañeros de Honor en 1989. Recibió numerosos premios, medallas y galardones, entre ellos ser miembro de la Royal Society y de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos.

Una vida condicionada por la ELA

Hawking fue diagnosticado con esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad de la neurona motora, poco después de su 21 cumpleaños. Desde entonces condicionó su vida, aunque a pesar de estar en silla de ruedas y depender de un sistema de voz computarizado para comunicarse, ha podido compaginar su vida familiar (deja tres hijos y tres nietos) con sus investigaciones en física teórica.

Además, nunca abandonó su extenso programa de viajes y conferencias públicas, incluidas algunas en España, aunque dejó uno de sus sueños sin realizar: viajar al espacio.

Share