27 Abr 2020.

El telescopio Hubble celebra su 30 aniversario con un espectacular ‘arrecife cósmico’

Para conmemorar las tres décadas de descubrimientos del telescopio Hubble desde que fue lanzado en 1990, los responsables del proyecto han ofrecido uno de los ejemplos más fotogénicos de las muchas incubadoras estelares que ha contemplado este observatorio espacial: dos nebulosas vecinas en la Gran Nube de Magallanes.

Fuente: Agencia SINC

La nebulosa gigante NGC 2014 y su vecina, NGC 2020, que se integran en la Gran Nube de Magallanes. / ESA/NASA

Las espectaculares fotografías e innovaciones científicas del telescopio espacial Hubble, que la NASA y la Agencia Espacial Europea (ESA) lanzaron el 24 de abril de 1990, han redefinido nuestra imagen del universo. Para conmemorar sus tres décadas de descubrimientos, los responsables del proyecto han ofrecido uno de los ejemplos más fotogénicos de las numerosas incubadoras estelares que el telescopio ha observado durante todo este tiempo.

La fotografía presenta la nebulosa gigante NGC 2014 y su vecina, NGC 2020, que se integran en una vasta región de formación estelar en la Gran Nube de Magallanes, una galaxia satélite de la Vía Láctea a unos 163.000 años luz de distancia. La imagen tiene el sobrenombre de “Arrecife Cósmico” por su parecido al mundo submarino.

La imagen tiene el sobrenombre de “Arrecife Cósmico” por su parecido al mundo submarino

NGC 2014 es un grupo de estrellas masivas y brillantes cerca del centro de la imagen que han alejado la envoltura de gas de hidrógeno (en rojo) y polvo en la que se formaron. Un torrente de radiación ultravioleta procedente del cúmulo estelar ilumina el paisaje a su alrededor.

Estas estrellas masivas también provocan fuertes vientos que erosionan la nube de gas por encima y a la derecha de ellas. El gas en estas áreas es menos denso, lo que facilita que los vientos estelares las atraviesen, creando estructuras similares a burbujas que recuerdan a los corales y que le han valido a la nebulosa el sobrenombre de “Coral Cerebro”.

En cambio, la nebulosa azulada bajo NGC 2014 debe su forma a una colosal estrella, unas 200.000 veces más luminosa que nuestro Sol. Es un ejemplo de una clase poco común de estrellas denominadas estrellas de Wolf-Rayet. Estas estrellas, que se cree que descienden de las estrellas más masivas que existen, son muy luminosas y presentan una elevada pérdida de masa por vientos potentes.

30 años de descubrimientos

Hasta el momento, la misión ha efectuado 14 millones de observaciones y ha proporcionado datos que han permitido a astrónomos de todo el mundo escribir más de 17.000 artículos científicos revisados por pares, por lo que constituye uno de los observatorios espaciales más prolíficos de la historia. Su vasto archivo de datos solo ya bastará para impulsar la investigación astronómica durante generaciones.

Cada año, Hubble dedica una pequeña parte de su valioso tiempo de observación a tomar una imagen especial de aniversario que refleje objetos especialmente bellos o significativos.

Últimas noticias publicadas Ver más

16 Abr 2024 | Internacional
El satélite PACE revela los primeros datos sobre la salud de la Tierra
A solo dos meses de su lanzamiento, el más reciente satélite de observación de la Tierra de la NASA está proporcionando datos sobre el océano, la atmósfera y el clima. Unas imágenes impactantes que promueven el compromiso de la NASA de proteger nuestro planeta.
Leer más
12 Abr 2024
Detectan la fusión entre una estrella de neutrones y un objeto desconocido
Más ligero que un agujero negro, pero más pesado que una estrella de neutrones. Así es el misterioso objeto que se ha fusionado con una de estas estrellas, según la onda gravitacional registrada por los detectores de la colaboración LIGO-Virgo-KAGRA, en la que participa la Universidad de las Islas Baleares. El anuncio coincide con la reanudación de las operaciones de detección de este equipo internacional.
Leer más
12 Abr 2024 | Madrid
Microbios de la Antártida sobreviven a condiciones de Marte
Investigadores del Centro de Astrobiología y la Universidad Autónoma de Madrid han introducido tapetes de estos microorganismos antárticos dentro de una cámara que simula el ambiente extremo de Marte. Los resultados revelan que pueden mantener cierta actividad biológica, al menos durante las dos semanas que ha durado el experimento.
Leer más