¿Qué constelaciones se ven desde Ecuador?

Imprimir

Desde Ecuador se ven TODAS las constelaciones. Impresionante, ¿no? Y aún lo es más si tenemos en cuenta que esto no ocurre desde todos los lugares de la Tierra.

El horizonte norte desde Riobamba (Ecuador), en fechas y horas determinados, permite ver la Osa Menor, aunque la estrella Polar suele quedar oculta bajo el horizonte. Fuente: Stellarium.

La visión del cielo es distinta desde diferentes sitios del planeta. Los casos extremos corresponden a las regiones polares. Desde la Antártida solo se ve una mitad del cielo, el hemisferio austral, mientras que desde el océano Ártico solo queda accesible a la observación la mitad boreal del firmamento. No extrañará saber que a medida que nos vamos alejando de los polos y nos acercamos al ecuador, se van haciendo accesibles más y más regiones del cielo pertenecientes al hemisferio opuesto. Por ejemplo, desde la península Ibérica llega a verse buena parte del cielo austral, con constelaciones como Escorpio o Sagitario, inaccesibles desde los lugares más septentrionales de Europa. Asimismo, desde Australia nunca se llegan a divisar constelaciones boreales como Casiopea o la Osa Mayor.

Desde las regiones ecuatoriales, donde ciertamente se halla la República del Ecuador (con Riobamba en su centro) se puede contemplar todo el firmamento. Ahora bien, hay que hacer constar dos salvedades.

La primera salvedad es que no todo se ve a la vez. En un momento concreto solo se ve la mitad del cielo, porque la otra mitad queda oculta bajo el suelo. Si en una época del año se ve una parte del firmamento a medianoche, hay que esperar medio año para que a esa misma hora se divise la región diametralmente opuesta. Dicho de otro modo: si desde un lugar ecuatorial se observa todas las noches del año a la misma hora (digamos que a medianoche), entonces de jornada en jornada se va viendo cómo el cielo va cambiando y pasando delante de quien observe, de manera que al cabo de un año, en el curso de esas observaciones diarias, habrá desfilado ante la vista toda la bóveda celeste entera.

La segunda advertencia se refiere a las regiones polares del cielo. Todo el firmamento va pasando poco a poco de noche en noche, pero este giro se verifica alrededor de los polos celestes, que permanecen clavados en el horizonte al norte y al sur. Como siempre hay obstáculos en el horizonte, la región exacta y estricta que rodea los polos celestes no se llega a observar. Por tanto, costará ver la estrella Polar al norte (véase la imagen adjunta), o la estrella sigma del Octante al Sur. Las zonas ecuatoriales de la Tierra cuentan con el privilegio de ofrecer a sus habitantes el firmamento entero, salvo esas pequeñas zonas prohibidas en los polos.

Por David Galadí

Pregunta formulada por Fernanda (Riobamba, Ecuador)

Share