15 Ene 2024. Granada

El proyecto DUSTER estudia el polvo lunar para preparar futuras misiones de exploración

Mientras las agencias espaciales se preparan para regresar a la Luna, equipos científicos e ingenieros se enfrentan al desafío de mitigar un importante riesgo ambiental: el polvo. El Instituto de Astrofísica de Andalucía participa en el proyecto DUSTER, que estudiará las partículas de polvo cargadas, que suponen un grave riesgo para la salud de los exploradores humanos y para los instrumentos espaciales. El proyecto incluye el desarrollo de una instalación de pruebas en tierra para validar el instrumento en condiciones representativas

Fuente: IAA

polvo lunar , Viajes espaciales

El interés científico y comercial internacional por las misiones de exploración de cuerpos del Sistema Solar como la Luna, los asteroides y los cometas ha aumentado considerablemente en las dos últimas décadas y seguirá haciéndolo en el futuro. Una de las principales limitaciones medioambientales durante las misiones de exploración es la presencia de partículas de polvo cargadas, y un equipo científico e ingeniero internacional ha afrontado el desafío de su estudio a través del proyecto DUSTER, financiado con el programa HORIZON de la Unión Europea.

El equipo se reúne esta semana en el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), con el objetivo de presentar la evolución del proyecto a expertos externos y revisores de la comisión financiadora. «Los efectos del polvo lunar en los sistemas de actividad extravehicular pueden adoptar muchas formas –apunta Olga Muñoz, investigadora del IAA que participa en el proyecto–. El polvo puede, por ejemplo, oscurecer la visión externa, producir falsas lecturas, obstrucciones y pérdida de tracción de los instrumentos, abrasión, problemas de control térmico y fallos en las juntas».

Cámara donde se testean las partículas de polvo lunar

Flechas para mostrar la cámara donde se testean las partículas de polvo y que se aplican campos eléctricos. Imagen: ONERA

Según Muñoz, uno de los efectos más graves es el compromiso de la salud de los astronautas por irritación e inhalación de polvo lunar, especialmente si los tiempos de exposición más largos se convierten en la norma durante las futuras misiones de exploración tripuladas. Por lo tanto, resulta imprescindible caracterizar las propiedades de las partículas de polvo presentes en los lugares de exploración y sus mecanismos de transporte para poder poner en marcha técnicas de mitigación eficaces.

El proyecto DUSTER (acrónimo de Dust Study, Transport, and Electrostatic Removal for Exploration Missions) investigará en detalle la carga y cohesión del grano de polvo en el regolito. «El objetivo de DUSTER es desarrollar instrumentación y tecnologías para el análisis in situ de la carga eléctrica y el transporte de esas partículas de polvo. El proyecto incluye el desarrollo de una instalación de pruebas en tierra para validar el instrumento en condiciones representativas», explica Julio Rodríguez, investigador del IAA-CSIC que coordina la participación del centro en el proyecto. Los datos experimentales se utilizarán para actualizar y mejorar los modelos existentes de carga y transporte de polvo.

El equipo DUSTER está formado por científicos e ingenieros de tres instituciones de investigación (BIRA-IASB, ONERA y IAA-CSIC) y la Industria TAS-E. El equipo de BIRA-IASB coordina el proyecto y el equipo francés, de ONERA, desarrolla los algoritmos necesarios para el estudio del polvo en su cámara de vacío de análisis de muestras.

caja electrónica DUSTER

EGSE y 3D de la caja electrónica, que se diseñan en el IAA. Imagen: IAA-CSIC

Participación del IAA en DUSTER

El IAA-CSIC, por su parte, se encarga del diseño de la caja de electrónica donde se albergarán las tarjetas de procesamiento y control del instrumento (desarrollado por el IAA-CSIC), la electrónica de adaptación a las tres sondas (desarrolladas por BIRA-IASB) y las fuentes de alimentación: alta, media y baja tensión (TAS-E).  Esta caja y tarjetas electrónicas tienen que protegerse de la interferencia electromagnética externa o de otro dispositivo electrónico y no generar ruido a otros sistemas.

El centro de investigación andaluz diseñará el hardware, firmware y software de la tarjeta de control y procesamiento del instrumento. También se desarrollará un simulador de comunicación de la nave espacial o aterrizador con el instrumento DUSTER, mandando telecomandos y recibiendo telemetrías. El IAA-CSIC es responsable de la integración de la electrónica con las tarjetas de BIRA-IASB y TAS-E y acompañará a esta última en los tests de compatibilidad electromagnética e interferencia electromagnética. Finalmente, se hará una verificación funcional del software y hardware realizado para el cumplimiento de los requisitos del proyecto.


Últimas noticias publicadas

27 Feb 2024 | Internacional
La nava Odiseo envía las primeras imágenes de la Luna antes de volver
El módulo ha mandado las fotografías que captó durante su aterrizaje cerca del polo sur lunar, según Intuitive Machines. La compañía fabricante prevé mantener el contacto con la nave hasta este martes, cuando sus paneles solares dejen de estar expuestos a la luz antes de lo previsto.
Leer más
23 Feb 2024 | Islas Canarias
El IAC acoge la reunión científica del cazador de exoplanetas CARMENES
Más de 100 especialistas de 11 instituciones españolas y alemanas se han reunido en La Laguna para poner en común las últimas actuaciones destinadas a la mejora de la estabilidad del instrumento y los últimos avances científicos, entre los que destacan el descubrimiento de nuevos planetas rocosos alrededor de estrellas tipo M.
Leer más
23 Feb 2024 | Internacional
EE.UU logra aterrizar en la Luna con Odiseo medio siglo después
Con algún contratiempo, la nave privada Odiseo se ha posado en el bordo del cráter Malapert A de la Luna, a unos 300 km del polo sur con instrumentos de la NASA. Estará operativa alrededor de una semana, ayudando a preparar las futuras misiones tripuladas del programa Artemis.
Leer más
404 Not Found

404 Not Found


nginx/1.18.0