El Séptimo Cielo - Fundación Descubre

Navidad en una guardería estelar

Seguro que alguna vez ha jugado a «unir puntos», el tradicional juego de papel y lápiz cuya recompensa es la aparición de una figura oculta. En este momento, le planteamos uno de estos: ¿se atreve con el reto?

¡Una puntos y descubra el dibujo oculto!

Si lo ha hecho correctamente, el dibujo resultante debería asemejarse a un abeto. Ahora, imagine que esos puntos que ha unido son, en realidad, estrellas brillantes. ¿A qué elemento decorativo, típico de las fiestas navideñas, se asemejaría? ¿Al árbol de Navidad? ¡Correcto!

¿Y si le dijéramos que, en el cielo, existe un cúmulo estelar abierto idéntico al representado sobre estas líneas? Se trata, nada más y nada menos, que del cúmulo Árbol Navideño, ubicado en la región conocida como NGC 2264, en la constelación ecuatorial Monoceros (Unicornio), cerca de Orión y visible desde ambos hemisferios.

Un cúmulo estelar abierto es un grupo de estrellas formadas a partir de una misma nube molecular, por tanto ligadas gravitatoriamente entre sí y de edad similar. Dada la naturaleza asimétrica de su disposición espacial (dependiente de la extensión y forma de la nebulosa madre), este tipo de cúmulos pueden presentar formas variopintas, a veces pareidólicas, en este caso de árbol de Navidad.

Esta colorida imagen de la zona conocida como NGC 2264, un área del cielo que incluye los brillantes adornos azules del cúmulo de estrellas Árbol Navideño, fue creada a partir de información obtenida a través de cuatro filtros diferentes (B, V, R y H-alpha) con la cámara Wide Field Imager, desde el Observatorio La Silla de ESO, a 2 400 metros de altura en el Desierto de Atacama de Chile. La imagen muestra una zona del espacio de cerca de 30 años-luz de extensión. / ESO

Esta particular formación estelar se encuentra a unos 2 600 años-luz de la Tierra, y fue descubierta a finales del siglo XVIII por el astrónomo y músico germano-británico William Herschel (1738-1822), más conocido por también ser descubridor del planeta Urano. El cúmulo es tan brillante que puede observarse fácilmente con binoculares. Las estrellas azules que componen nuestro árbol son jóvenes y calientes, inundando de radiación ultravioleta su entorno, razón por la cual este se manifiesta rojizo. Pero NGC 2264 contiene algunas sorpresas más, como la Nebulosa del Cono o la Nebulosa Piel de Zorro. ¡Le retamos a encontrar estos objetos en la fotografía!

En el enlace siguiente, puede acceder a la descarga en distintas resoluciones de la fotografía mostrada. Quién sabe: quizá una postal navideña con este paisaje sirva para recordar que, a pesar del luminoso alumbrado navideño, el universo continúa evolucionando y brillando sobre nuestras cabezas.

NGC 2264 y el cúmulo Árbol Navideño


Últimos publicados

Una auténtica (e inquietante) estrella de Navidad

Barwell, condado de Leicestershire, Inglaterra 24 de diciembre de 1965, 14:20 (UTC): Todo preparado para celebrar la Nochebuena. La particular humedad del ambiente inglés, en…

Leer más

El aire es un cristal oscuro: observar el cielo a través de la atmósfera

Cualquier persona que se inicie en la observación del firmamento se da cuenta muy pronto de que no hay dos noches iguales. Porque miramos el…

Leer más