Los cuerpos celestes dentro de la Vía Láctea, ¿también se alejan?

Imprimir

M31M31, la Gran Galaxia de Andrómeda y sus Galaxias satélites. CAHA, Fundación Descubre, DSA, OAUV, Vicent Peris (OAUV), Jack Harvey (SSRO), Steven Mazlin (SSRO), Gilles Bergond (CAHA)

Sergio, seguro que eres consciente de que en otro tiempo, una pregunta así habría sido motivo de herejía. Las estrellas asumían un papel de puntos de luz inmóviles e imperturbables en el firmamento girando en bloque en torno a la tierra y sólo los planetas parecían saltarse estas sagradas normas con sus alocadas órbitas. Estas ideas determinaron la forma de pensar y hacer ciencia de nuestros antecesores durante más de dos mil años.

La ciencia actual también presenta grandes principios que algunas veces nos pueden llevar a generalizaciones erróneas. Uno de estos principios es el que nos planteas: “el Universo está en expansión”. Por tanto cabría pensar que dos cuerpos cualesquiera (estelares) siempre se estarán distanciando como parejas malavenidas. Esta sería una traducción popular de la famosa ley de Hubble.

No obstante la Ley de Hubble determina una tendencia general. La mayoría de las galaxias se separan de la nuestra a una velocidad “proporcional” a la distancia a la que se encuentren, pero no debe entenderse como dogma de fe de manera literal. Las galaxias de nuestro grupo local están sometidas a dinámicas de movimiento colectivo, que provoca que algunas de ellas se estén acercando a nuestra propia galaxia. Por ejemplo nuestra vecina, la Gran Galaxia de Andrómeda se acerca a razón de 300 km/sg.

Efectivamente, esta no era tu consulta. Vamos a ella.

Si nos olvidamos de lo que ocurre fuera de nuestra Galaxia, necesitaríamos comprobar si esta Ley expansiva es aplicable a las estrellas y objetos que pueblan nuestra querida Galaxia. Categóricamente, no: nuestra Galaxia es una estructura en cuanto a tamaño aceptablemente estable. Pero, además se dan varios factores que hacen que algunos objetos se aproximen y otros se alejen.

Comenzaremos por destacar que el disco galáctico no gira como un cuerpo rígido, sino que la velocidad de giro (angular) es menor a medida que nos alejamos del centro de la Galaxia. Este efecto de rotación diferencial, provoca que nos acerquemos o alejemos de objetos que pueblan nuestro entorno.

Por otro lado, rodeando al disco, nuestra galaxia cuenta con una estructura de apariencia esférica que envuelve a la misma, el Halo. En él encontramos una concentración de estrellas y cúmulos globulares que describen trayectorias elípticas muy variables en orientación. Ese hecho provoca que desde nuestra posición las observemos desplazarse con velocidades muy elevadas, en unos casos alejándose de nosotros y en otros acercándose. Un ejemplo de esto nos lo ofrece el cúmulo globular M13, el gran cúmulo de Hércules, que se aproxima a nuestro sistema solar a la espléndida velocidad de 248 km/sg y en sólo unos 20 millones de años podrá observarse a simple vista…si aún queda alguien por aquí.

En resumen, la Ley de Hubble se hace patente a gran escala superando la influencia de la gravedad, sin embargo a pequeña escala es la gravedad la que predomina, y por eso, los objetos se pueden acercar o alejar los unos a los otros, dependiendo del campo gravitatorio local.

Por Pedro Ariza

Pregunta formulada por Sergio

Share