Los cuerpos celestes dentro de la Vía Láctea, ¿también se alejan?

La expansión del universo es uno de los pilares de la cosmología moderna: a las mayores escalas, los cúmulos de galaxias se alejan todos entre sí debido al crecimiento del espacio que media entre ellos. Sin embargo, esta expansión no afecta a objetos «pequeños» ligados por fuerzas gravitatorias o de otro tipo. Por tanto, todo lo que constituye nuestra Galaxia no se ve afectado por la expansión cósmica.

La expansión cósmica puede describirse mediante la llamada «ley de Hubble», que plantea una tendencia general según la cual la mayoría de las galaxias del cosmos se apartan de la nuestra con una velocidad proporcional a la distancia a la que se encuentren. Sin embargo, las galaxias de nuestro Grupo Local están sometidas a dinámicas de movimiento colectivo regidas por su atracción mutua, lo que provoca que algunas de ellas se estén acercando. Por ejemplo nuestra vecina, la gran galaxia de Andrómeda se acerca a razón de 300 km/s.

Si nos olvidamos de lo que ocurre fuera de nuestra Galaxia, está comprobado que esta ley expansiva no es aplicable a las estrellas y objetos que la pueblan. La Galaxia es una estructura  estable y ligada gravitatoriamente. Su dinámica interna es la que determina que, en su seno, algunos objetos se aproximen y otros se alejen.

Comenzaremos por destacar que el disco galáctico no gira como un cuerpo rígido, sino que la velocidad de giro (angular) es menor a medida que nos alejamos del centro de la Galaxia. Este efecto de rotación diferencial, provoca que nos acerquemos o alejemos de objetos que pueblan nuestro entorno.

Por otro lado, rodeando al disco, nuestra Galaxia cuenta con una estructura de simetría esférica, el Halo. En él encontramos una concentración de estrellas y cúmulos globulares que describen trayectorias elípticas muy variables en orientación. Ese hecho provoca que desde nuestra posición las observemos desplazarse con velocidades muy elevadas, en unos casos alejándose de nosotros y en otros acercándose. Un ejemplo de esto nos lo ofrece el cúmulo globular M13, el gran cúmulo de Hércules, que se aproxima a nuestro sistema solar a la espléndida velocidad de 248 km/s y en solo unos 20 millones de años podrá observarse con toda facilidad a simple vista… si aún queda alguien por aquí.

En resumen, la Ley de Hubble se hace patente a gran escala superando la influencia de la gravedad, sin embargo a pequeña escala es la gravedad la que predomina, y por eso, los objetos se pueden acercar o alejar los unos a los otros, dependiendo del campo gravitatorio local.


Últimos publicados

Imagen de Plutón tomada por la sonda New Horizons
Sistema Solar

¿Por qué Plutón no se considera un planeta?

La palabra planeta procede etimológicamente del latín, que a su vez la tomó del griego, y tiene dos acepciones: vagabundo y errante. Así, los planetas…

Leer más
Planetas y planetas enanos del Sistema Solar a escala
Sistema Solar

¿Qué es un planeta enano? ¿Y los plutoides?

Un planeta enano es un cuerpo celeste que cumple las siguientes condiciones: orbita alrededor del Sol posee suficiente masa como para que su propia gravedad…

Leer más
404 Not Found

404 Not Found


nginx/1.18.0